Dry Cleaning lanza «Anna calls from the Arctic»

La nueva canción muestra un sonido muy alejado de lo que se conocía hasta ahora de la banda

De izquierda a derecha: Florence, Lewis, Nick y Tom. Crédito: Ben Rayner.

Tras confirmarse el segundo LP de Dry Cleaning, el cuarteto británico ha revelado el segundo anzuelo, Anna calls from the Arctic, una canción muy diferente a todo lo que se ha escuchado anteriormente de la banda encabezada por Florence Shaw. Su próximo álbum, Stumpwork, estará en las calles a partir del 21 de octubre, vía 4AD.

En Anna calls from the Arctic, Shaw narra una conversación extraña con una amiga lejana. El tema es un poco loco y fuera de este mundo. «La letra se inspiró, en parte, en las llamadas telefónicas de una amiga que vivía y trabajaba en el Ártico», explica la banda. «La canción se desarrolló a partir de una improvisación de teclado, bajo y clarinete. Luego tomó forma durante nuestras sesiones de pregrabación con John Parish y Joe Jones en Bristol y se finalizó en los estudios Rockfield un mes después, con algo de inspiración musical procedente de las partituras dramáticas de John Barry. La canción es observacional y sensual». El visualizador de hoy muestra al baterista del grupo, Nick Buxton, exhibiendo su destreza sobre la pista de hielo.

Habiendo empezado a escribir su segundo disco antes de que se publicara su aclamado debut de 2021, New Long Leg, Nick Buxton, Tom Dowse, Lewis Maynard y Florence Shaw le propusieron al productor John Parish que dedicaran el doble de tiempo al siguiente disco. Al escuchar el álbum se percibe esa mayor audacia: voces que se enroscan con fuerza en torno a riffs hábiles y complejos, grandes mallas de textura instrumental y la voluntad de lanzarse a una abstracción total. Es una mezcla embriagante muy propia de Dry Cleaning, lo que la distingue de sus contemporáneos.

Shaw demostró una mayor espontaneidad en el estudio, improvisando muchas de sus letras directamente en el álbum. Las letras son casi totalmente de observación. Hay una cita de la artista Maggi Hambling en el tema que da título al disco, un texto de un viejo virus informático de Macintosh en Don’t press me y fragmentos de la biblioteca de recortes de prensa de la archivista Edda Tasiemka repartidos por todo el disco, pero el uso de «letras encontradas» que se empleaba en los primeros años de la banda ha quedado muy atrás. «Escribí sobre las cosas que me preocupaban en este periodo, como la pérdida, la masculinidad, el feminismo, mi madre, el hecho de estar separada de mi pareja durante pequeños tramos en el encierro, la lujuria», prosigue, preocupaciones de las que surgen comentarios políticos y sociales más amplios. «Creo que si haces algo observacional, como creo que lo hago, es político», dice Shaw. «Hubo dos asesinatos de mujeres en Londres que tuvieron amplia cobertura en las noticias, y los detalles específicos de uno de esos asesinatos fueron reportados mientras estábamos en Rockfield. Esa cobertura influyó en algunas de mis composiciones y en mi estado de ánimo». La instrumentación de la banda también puede reflejar nuestro panorama sociopolítico cada vez más sombrío, la forma en que puede tomar un impulso intenso y urgente, o desconectarse con un distanciamiento gélido.

La pérdida de varios familiares queridos de la banda durante el último año también tendría un impacto en Stumpwork. Entre ellos estaba la madre del bajista Lewis Maynard, Susan, en cuya casa la banda ensayó en sus primeros días, cuyo lugar inspiró el nombre de su primer EP, Boundary Road Snacks And Drinks. El día que la banda apareció en Later With Jools Holland, ella estaba en el hospital y no podía recibir visitas debido a las restricciones del coronavirus. «Me pareció especial que lo que habíamos conseguido con el primer disco pudiera seguir entreteniéndola y comunicándose con ella mientras nadie podía verla», dice Maynard. New Long Leg salió a la venta una semana antes de que ella falleciera, por lo que pudo ver cómo alcanzó el #4 en las listas de éxitos. «El éxito de la banda se convirtió en una distracción para toda la familia mientras se hacía el duelo. Y dio aún más importancia a lo que estamos haciendo», añade Maynard.

Stumpwork se hizo después de la muerte de Susan (estaban en el estudio escribiendo el día antes de su muerte), pero en su dolor encontraron combustible para los elementos más alegres del disco. «Veo el álbum como una celebración de lo que nos dio y un reflejo de lo afortunados que fuimos al conocerla», dice Buxton. El guitarrista Tom Dowse también perdió a su abuelo, que estaba muy orgulloso del éxito de la banda. «Por supuesto, es devastador perder a miembros cercanos de la familia, pero su legado en Dry Cleaning es totalmente positivo», dice. «Los momentos de las canciones, que son optimistas y alegres, son los que más me hicieron pensar en ellos».

La amplitud de influencias en Stumpwork es vertiginosa, un reproche definitivo a quienes podrían reducir a Dry Cleaning a una banda de post punk. Su música es más atrevida y más expansiva, las letras de Shaw exploran no sólo la pérdida y el desapego, sino también todos los giros, las alegrías sencillas y las quejas menores de la experiencia humana. En última instancia, lo que emerge de todo ello es un optimismo sutil pero asertivo y una lección sobre el valor de la curiosidad. Como canta Shaw en Kwenchy Kups, «Las cosas son una mierda, pero van a salir bien».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.