Florence Welch

Florence + The Machine desata una fiebre por el baile

Fiebre por el baile, es el mensaje que ayer compartió Florence + The Machine mediante el video para Heaven is here, el segundo anticipo de su quinto álbum de estudio, que hoy se ha confirmado que llevará el título Dance Fever, con fecha de lanzamiento para el 13 de mayo, vía Polydor Records. La confirmación del título llega con el estreno de un tercer adelanto, My love junto a un clip, nuevamente bajo la dirección de Autumn De Wilde, quien se ha encargado de llevar a pantalla los videos de esta nueva temporada musical de la artista británica.

Cargada de sintetizadores, la nueva pista de Florence Welch y compañía, se crece cuando dispara su estribillo de estadio: «So tell me where to put my love / Do I wait for time to do what it does / I don’t know where to put my love«. Líricamente, Florence se inspiró en las heroínas trágicas del arte prerrafaelita, la ficción gótica de Carmen María Machado y Julia Armfield, así como en las películas The Wicker Man y The Witch hasta Midsommar. Por su parte, el clip se nutre de imágenes al estilo Great Gatsby, con una coreografía a cargo de Ryan Heffington, quien también dirigió la coreografía en King y Heaven is here.

A veces, creo que las canciones de baile más importantes tienen un núcleo realmente triste.- Florence +The Machine.

Dance Fever se grabó predominantemente en Londres en el transcurso de la pandemia en previsión de la reapertura del mundo. Evoca lo que Florence más extrañaba en medio del confinamiento: clubes, bailes en festivales, estar en el torbellino de movimiento de unión y la esperanza de reuniones por venir. Es el álbum que trae de vuelta lo mejor de Florence: el festival que encabeza Boudicca, empuñando himnos como una espada en llamas.

Justo antes de la pandemia, Florence se había fascinado por la coreomanía, un fenómeno renacentista en el que grupos de personas, a veces miles, bailaban salvajemente hasta el agotamiento, el colapso y la muerte. Las imágenes resonaron con Florence, que había estado de gira sin parar durante más de una década, y en el confinamiento se sintió extrañamente profética.

La imagen y el concepto de la danza, y la coreomanía, permanecieron centrales a medida que Florence tejió sus propias experiencias de danza, una disciplina a la que recurrió en los primeros días de sobriedad, con los elementos folclóricos de un pánico moral de la Edad Media. En los últimos tiempos de letargo y confinamiento, la danza ofrecía propulsión, energía y una forma de ver la música de forma más coreográfica.

Comenzando, como siempre, armada con un cuaderno de poemas e ideas, Florence acababa de llegar a Nueva York en marzo de 2020 para comenzar a grabar el disco con Jack Antonoff cuando el Covid-19 la obligó a retirarse a Londres. Atrincherada en casa, las canciones comenzaron a transformarse, con guiños al baile, folk, Iggy Pop de los 70, temas folklóricos de anhelanza a la Lucinda Williams o Emmylou Harris y más. Este quinto álbum, también tiene participación de Dave Bayley, frontman de Glass Animals, en la producción.

Florence + The Machine estrena «Heaven is here»

Luego de haberla visto levitar en el poderoso video para King, Florence + The Machine está de vuelta sobre tierra firme con el estreno de Heaven is here, el segundo adelanto de un álbum todavía sin título y fecha de lanzamiento, pero por el que la expectativa no hace otra cosa que crecer. Nuevamente el clip es dirigido por Autumn De Wilde y grabado en Kiev, en noviembre del año pasado.

Heaven is here es la primera canción que Florence Welch compuso para su nuevo trabajo de estudio durante el confinamiento. A esta nueva entrega, la británica la ha definido como «un clamor, de alegría, furia y dolor».

Al mismo tiempo que la canción tomaba forma en el papel, Welch aterrizaba la coreografía que acompañaría en algún momento a la canción. Llegado ese momento, la cantautora británica se trasladó a Ucrania para dar forma al video, mediante una coreografía tribal, impulsada por el ritmo percutivo de la canción.

Cabe señalar que tras el estallido de la guerra en Ucrania, dos bailarinas —Maryne y Anastasiia— que participaron en el clip se encuentran refugiadas en su país. «Las amo. Ojalá pudiera abrazarlas. Fuerza», escribió Florence Welch en su canal de YouTube.

Quería hacer algo monstruoso. Este clamor de gozo, furia y luto fue lo que salió (en el encierro). Con los estudios de baile cerrados sentí que era mi sueño acabar creando una coreografía con ella. Por ello, esta es una de las primeras piezas musicales que he hecho con cierto baile contemporáneo en mente.- Florence + The Machine.

Florence + The Machine levita como una diosa en «King»

Cuatro años después de High As Hope, su última producción de estudio, la británica Florence Welch está de regreso con toda su maquinaria, empoderada con King, una meditación sobre ser mujer, la familia, la feminidad y la subversión de las expectativas que convierte en un manifiesto personal en trascender los roles de género definidos en un llamado a las armas en el que declara:

I am no mother, I am no bride, I am King.

El estreno llega acompañado de un video, adecuado para iniciar un nuevo capítulo, dirigido por Autumn De Wilde cuyo trabajo ayuda a elevarlo aún más con escenas fantásticas de bailarines febriles, hombres de aspecto cuadrado y la propia Welch levitando como una diosa.

Ser una mujer artista, y una que actúa proporciona su propio conflicto en cuanto a cómo prosperar y continuar por el mismo camino que los artistas masculinos cuyas estrellas siguen ascendiendo, cuyo camino hacia el éxito no se ve obstaculizado por la biología. A mediados de sus 30 años, estas son las contradicciones con las que Florence está lidiando.

Como artista, nunca pensé tanto en mi género. Simplemente seguía adelante. Yo era tan buena como los hombres y simplemente salía y los igualaba cada vez. Pero ahora, pensando en ser una mujer de mis 30 años y en el futuro… De repente siento este desgarro de mi identidad y mis deseos. Que ser una artista, pero también querer una familia podría no ser tan simple para mí como lo es para mis homólogos masculinos. Me había inspirado casi exclusivamente en artistas masculinos, y por primera vez sentí que se derrumbaba un muro entre mis ídolos y yo, ya que tengo que tomar decisiones que ellos no tomaron.- Florence Welche.

La inquietante y reivindicativa nueva canción es el primer lanzamiento de Florence + The Machine desde Call me Cruella (2021), que apareció en la banda sonora de la película de acción real de Disney, Cruella, protagonizada por Emma Stone en el papel principal.