La Casa Azul

La Casa Azul en busca de la salvación con «No Hay futuro»

Antes de que el mundo se acabe, La Casa Azul está de vuelta en 2022 con una canción apocalíptica pero en la que el propio Guille Milkyway confía en que todavía exista un reducto por el cual escapar: «Tiene que haber algún lugar / algún océano vital«. Se trata de No hay futuro, tema empapado de la psicodelia sesentera, la música disco de los setenta, con Moroder al mando de la cabina y Donna Summer al centro de la pista, con Barbarella a punto de hacer su entrada triunfal.

La fiesta comienza, un apogeo que nunca acabará. Los miles de arreglos, los detalles, el horror vacui es un viaje infinito, una promesa de que nunca nos vamos a aburrir, de que cada segundo es diferente. Y no te puedes creer lo que dice, no te lo puedes creer, no crees que no haya futuro, porque él mismo nos lo dibuja, podríamos quedarnos a vivir en sus canciones.

No hay futuro es el nuevo hit del verano, un pelotazo escapista para entregarse, con los ojos cerrados, con euforia y melancolía a la última fiesta sin final.