Last Nite

Sueño de una noche de verano tapatía con Beach Fossils

El pasado miércoles, el indie rock sirvió para correr el telón en Guadalajara y dar paso al verano con el concierto de Beach Fossils, la banda encabezada por Dustin Payseur, quien convirtió la Sala 3 del Conjunto Santander en un lugar íntimo, como entre «amigos», como el multiinstrumentista estadounidense y líder de la banda, siempre se refirió al público tapatío.

Precisamente esa cercanía e interacción de la banda, principalmente de parte de Dustin Payseur y Tommy Davidson, –guitarrista de la agrupación—, se mantuvo en constante demostración a lo largo de los casi 90 minutos que duró el regreso de los de Brooklyn como parte del primer show de la segunda temporada de conciertos de Nueva Ola en Guadalajara.

Lo frío que de pronto puede resultar el dream pop e indie pop de texturas lo-fi, manufacturados por Beach Fossils, se vio capturado por la calidez del público que, a cambio se dejó seducir por las melodías melancólicas ocultas por riffs alegres de guitarra, a cargo de Payseur y Davidson, quienes aprovecharon el espacio entre canción y canción para agradecer a los jóvenes asistentes su presencia en escenarios tapatíos después de cuatro años sin verse las caras.

Crédito: Omar Castañeda.

Sin duda, que el álbum de jazz, The Other Side of Life: Piano Ballads, lanzado el año pasado por los fosiles de playa les permitió sacarle nuevo brillo al sonido tan característico de la banda al retomar las guitarras, ofreciendo nuevos matices para recrear esos ambientes y texturas tan apacibles para la audiencia.

Aunque desde el principio se presagiaba una noche de pasión y desenfreno, cuando la voz de un locutor imitando la introducción de SNL presentó a los cuatro integrantes de Beach Fossils, la verdad es que los escarceos entre la banda y el público terminó en el momento en que Dustin recibió de manos de un fan un vinilo de la agrupación que encabeza para firmarlo junto a sus compañeros. A partir de entonces, la entrega fue total.

La banda de Brookly desplegó un setlist que incluyó Sugar, What a pleasure, Down the line, Sleep apnea, Birthday y Daydream, entre otras, inspirando a la multitud a organizar el mosh pit más buena onda que se haya visto en la historia de los conciertos en Guadalajara.

En la mesa del merchindise estaban a la venta el setlist y fotografías polaroids de la banda.

These days I feel like I do nothing right/ So come with me and we’ll go down the line!

Con el COVID-19 todavía mostrando sus filosos dientes de manera amenazante, al igual que nuevas enfermedades junto a otras que creíamos superadas, se siente bien volver a los conciertos en cada oportunidad y disfrutar de la música en directo, rodeado de completos extraños, ante bandas y artistas que también disfrutan estar ahí.

Noche estelar de Las Ligas Menores

Finalmente, Las Ligas Menores tuvieron su noche estelar en Guadalajara, el pasado viernes 08 de abril, con un setlist apabullante que brilló y encontró eco en cada una de las personas que atiborraron el Rooftop del C3, en la Colonia Americana. Tras los actos de calentamiento, descubrimiento y que invitaban a la precopa, a cargo de Babas Tutsipop y Mooring, llegó lo más esperado de aquella noche: «Podés hacer lo que quieras / Podés cantar y bailar / Cualquier canción / Sin pensar«.

A lo largo de 22 canciones, la energía del público tapatío no negoció tregua con la banda argentina, cuya mejor respuesta fue entregar un setlist de potencia constante, con canciones que van del pop rock al punk y letras que hablan de la juventud, la nostalgia y los momentos habituales de bajón. Casi sin ofrecer un respiro entre canción y canción, Anabella Cartolano y compañía se consagraron en ligas mayores a tres años de su última aparición en Guadalajara, cuando fueron parte de FIMPRO y Cosquín Rock México.

Justo cuando comenzaba a tomar vuelo el concierto, tras El baile de Elvis, Mejor así, Europa y Hoy me espera, llegó Accidente, canción perteneciente a la placa debut de la banda argentina, en la que se suscitó un corte de energía, obligando a interrumpir brevemente la sesión musical en el Rooftop. Sin embargo, el público reaccionó como mejor supo hacerlo, alentando con las palmas y el clásico «olé, olé, olé, ligas, ligas». Sobrepuestos al apagón, En invierno nos llevó al mar, c0mo si no se hubiera detenido el mundo desde marzo de 2020. «Todo tan quieto y dicen que es el caos / Todo tan tenso y es porque te amo / Todavía te amo«.

 

Luego llegó La nieve, canción estrenada el año pasado y que se inclina por el krautrock, de corte espacial. De ahí, el pop melódico continúo con La vereda, Fin de año y Peces en el mar, hasta llegar a la canción A 1200 Km, casi la velocidad con la que avanzaba la noche tapatía musicalizada por Las Ligas Menores. Inmediatamente después sonó Hice todo mal, canción de 2020 y que el público hizo suya en una sola voz, de principio a final. Una hora después, el primer concierto estelar de la banda argentina en Guadalajara se acercaba a su final, pero de pronto Renault Fuego nos llevó de roadtrip y «sonaban Los Planetas y la furia de la autopista«. El inminente cierre del concierto no pudo ser mejor con Miércoles, Ni una canción y De la mano, temas que configuraron imborrables momentos de una noche de primavera.

Con canciones directas a convertirse en clásicos del indie rock en español, la banda protagonista de la noche encontró en Guadalajara combustible suficiente para llegar a su próxima gran cita musical: Primavera Sound.

Kings of Convenience contagia de paz y amor en GDL

El concierto del pasado sábado, al aire libre, a cargo de Kings of Convenience, sirvió para dos cosas: despedir el invierno en México y arrancar no solamente con las altas temperaturas en Guadalajara, sino también para inaugurar la temporada de conciertos que se viene a la ciudad.

Bajo un esplendoroso cielo y un agradable clima, Eirik Glambek Bøe y Erlend Øye saltaron al escenario poco después de las 19:00 horas para poner fin a la espera de más de 10 años por su regreso a un escenario tapatío y presentar en sociedad Peace or Love, su placa de estudio más reciente.

Aunque, en principio la invitación para el público fue que, desde la primera hasta la última fila, permaneciera sentado, como si se tratara de un picnic, la emoción hizo saltar a más de alguno hasta arremolinarse lo más cerca posible del dúo noruego, provocando la silbatina de algunos presentes que se aferraban a su mantita, sentados en el pasto.

Con apenas dos guitarras y dos voces, KoC fueron capaces de arrebatar la emoción desde el primer acorde de su presentación, que arrancó con Comb my hair, una de las nuevas canciones incluidas en su primera placa en 12 años. Desde el principio, Erlend como un director de orquesta pidió al público intercambiar los aplausos de acompañamiento durante las canciones, por los chasquidos. «Son más Kings of Convenience», sugirió el espigado cantautor de cabello alborotado.

Con elegancia y calidez, el show se desarrollaba como una danza delicada, mientras canciones de Peace or Love se intercalaban entre Declaration of Dependence y Riot on an Empty Street, dos de sus placa más célebres. Abrazados por la naturaleza, al aire libre, la música de Kings of Convenience solamente podía provocar un efecto generalizado de paz y amor.

Canciones como Rocky trail, Cayman Islands, Boat behind, Misread, Homesick, Fever y Id’ rather dance with you dieron cuenta de la madurez, la simpleza y la paciencia con la que abordan la complejidad de las relaciones humanas, sin la necesidad de ser reveladores y aburridos.

Durante gran parte del concierto, la duda sobre la posible aparición de Feist junto al dúo noruego se hizo presente. Sin embargo, la cantautora canadiense no estuvo presente debido a que ya tenía compromisos agendados con antelación. En su lugar, Paco y Jorge acompañaron a Eirik y Erlend en el tramo final del concierto.