Kevin Morby

Kevin Morby estrena «Rock bottom»

El rock sureño de Kevin Morby ofrece un nuevo capítulo que nos acerca a This Is A Photograph, el próximo álbum del cantautor de Kansas City, en el que hace una efusión visceral de muerte y vida, después de un enorme susto por la salud de su padre. Este nuevo avance es Rock bottom que llega con un video a cargo de Johnny Eastlund.

A veces pasaba por un mural del fallecido James Lee Lindsey Jr. en Main Street (en Memphis) lo cual eventualmente me llevó por el agujero del conejo a repasar su obra, incluso vi el documental de 2009, filmado durante sus últimos días, Better Than Something. Me atrapó lo similar que es su historia a la de muchos otros íconos americanos que estaban adelantados a su época y rápidamente ascendieron desde abajo hasta la cima, inevitablemente llegando al agotamiento. Leí que su nombre artístico, Jay Reatard, lo llevaba como medalla de honor tras haber sido molestado durante años en la escuela —por lo que podría o no ser que en la portada de su álbum Blood Visions está cubierto en sangre, como alusión al personaje de Sissy Spacek en Carrie. Por esto, decidí iniciar la canción repitiendo ‘they’re all gonna laugh at you!’ Cuando estaba en el estudio señalé el último álbum de Reatard, Grown Up, Fucked Up como referencia de lo que trataba de lograr en cuanto a sonido. 

Para el video, el director Johnny Eastlund y yo decidimos que queríamos hacer una western de Nunchakus con temática de helado, por lo que etiqueté a una de mis ídolos de Nunchaku en Instagram, Ariel Kellog, para ayudarme a batallar a un juez malvado de un concurso de talentos, interpretado por Tim Heidecker, quien se mofa de sus concursantes, sobre todo de una niña en un disfraz de abejorro. El video también cuenta con la participación del comediante, Caleb Heron, mi compañero de banda, Cyrus Gengras, Azniv Korkejian (aka Bedouine), Jess Wolfe (quien es una mitad de Lucius) y más.

La canción cuenta con Sam Cohen en el bajo (quien también produjo el disco), Cassandra Jenkins en las voces de fondo y con risas de Tim Heidecker y Alia Shawkat. This Is A Photograph se editará el 13 de mayo, vía Dead Oceans.

Kevin Morby - This Is A Photograph

1. Intro
2. This is a photograph
3. A random act of kindness
4. Bittersweet, TN
5. Disappearing
6. A coat of butterflies
7. Rock bottom
8. Forever inside a picture
9. Five easy pieces
10. Stop before I cry
11. It’s over
12. Goodbye to good times

Kevin Morby anuncia su séptimo álbum y estrena «This is a photograph»

Este jueves, el prolífico cantautor Kevin Morby ha anunciado el trabajo sucesor de Sundowner (2020), con el estreno de This is a photograph, single que da título a su nuevo álbum que se editará el 13 de mayo, vía Dead Oceans. La noticia del estreno ha llegado junto a un clip dirigido por Chantal Anderson y grabado en un pueblo remoto no identificado en California. Las fotos de la familia Morby (así como las fotos de archivo de la Colección Peter J. Cohen) se editaron para el clip, amplificando la nostalgia.

La historia comienza en enero de 2020 cuando Kevin Morby echaba un vistazo a las viejas fotos familiares en el sótano de la casa donde se crió en Kansas City. Horas antes, durante una cena familiar, su padre había colapsado frente a él y tuvo que ser llevado al hospital de inmediato. Esa noche, Morby aún sentía el shock y el miedo incrustados en sus huesos. Así que miró las imágenes hasta que una de ella le llamó la atención: su padre de joven, orgulloso y fuerte y lleno de confianza, posando en un césped sin camisa. “En la foto se ve joven y lleno de autoestima, inflando su pecho para la cámara como si estuviera buscando una pelea,” explica Morby. “Me impactó el hecho de que este era el mismo pecho, al que horas antes, había visto a una ambulancia ponerle un estetoscopio mientras yacía en el suelo de la cocina de casa de mi hermana». Mientras su padre recuperaba su fuerza, Morby meditó sobre estas ideas. Y luego, se dirigió a Memphis. Él se mudó al Peabody Hotel y pasó sus días rindiendo tributo y haciendo una genuflexión a los soñadores que ha admirado; bajaba a la orilla del río Mississippi para ubicar dónde Jeff Buckley tuvo su final. Merodeaba por el barrio donde Jay Reatard pasó su último día y luego manejaba por la marquesina de Stax por un momento para levantar el ánimo. Luego iba hacia Graceland antes de cruzar la Highway 61, dejando que los fantasmas lo llamaran y le dieran forma a sus propios sueños. En la tarde, regresaba a su habitación y documentaba sus ideas en un set de grabación improvisado, con sólo su guitarra y un micrófono. Las canciones, de naturaleza elegíaca, corresponden a todo lo que había visto, brotaron de él.

Una vez más, Sam Cohen (quien produjo Singing Saw y Oh My God), estuvo al mando del proyecto. Comenzaron en el estudio de Cohen al norte de Nueva York, que aún estaba en construcción, junto al baterista Nick Kinsey. A través del tiempo, se fue sumando más gente. El ex pianista que lo acompañaba de gira, Oliver Hill, su madre Meg y su hermana Charlotte se encargaron de las cuerdas. Los compatriotas de gira, Cochemea Gastelum (saxofón), Jared Samuel (órgano) y Alecia Chakour (voz, pandero) se unieron a las sesiones, al igual que Eric  Johnson (banjo). Y nuevos colaboradores como el baterista Josh Jaeger (batería, percusión), Brandee Younger (arpa), Makaya McCraven (batería), Cassandra Jenkins (voz) e incluso Tim Heidecker y Alia Shawkat (las risas descontroladas de Rock Bottom) se agregaron a al proyecto en desarrollo. Al final, las últimas sesiones de llevaron a cabo en vivo en Memphis en Sam Philip’s Recording Co., bajo la dirección de su hijo Jerry Philips, quien carga con el legado del estudio original Sun Records.

Ellos trabajaron en la canción This is a photograph ese último día, con exalumnos de la Stax Academy of Music cantando las armonías de fondo. Algo tan simple que había sido tan elusivo durante el último año: gente reunida para pasar horas haciendo música y ayudar a moldear un sueño. Mientras avanzaba la canción, la voz de Morby alcanzó un punto de fiebre: “esto es lo que extrañaré de estar vivo”. “Sam Cohen y yo queríamos arrojar todo a la pared en ésta», dice Morby. «Es sobre la batalla que enfrenta toda familia, eso de aprovechar el tiempo, para vivir nuestras vidas y aferrarnos los unos a los otros por el mayor tiempo posible. Eso, y los sueños que vienen con ser una familia joven en Estados Unidos y en dónde terminan esos sueños eventualmente».