FLOOD

El autodescubrimiento de Stella Donnelly

Otra australiana que está renovando la vitrina de novedades es Stella Donnelly, quien ha reaparecido con la promesa de un nuevo álbum para el 26 de agosto, vía Secretly Canadian. Se trata de la placa, FLOOD, misma de la que ha compartido Lungs, como primer abanderado para defender el trabajo que sucederá a Beware of the Dogs. Flood es el disco de redescubrimiento de Donnelly: el producto de meses de experimentación y muchas transiciones. Como muchas de las cigüeñas pechirrojas que están dispersas en la portada, Donnelly anda por territorios inexplorados, aprendiendo quién es como artista y lo abundante que puede ser un individuo.

Donnelly codirigió el video de Lungs junto a Duncan Wright, sobre el que comenta:

Vagamente basado en la cigüeña pechirroja de la portada de mi álbum, el personaje que interpreto en rojo es un adulto tambaleante que hace lo posible con sus nuevas piernas y responsabilidades, tratando de hacer que parezca fácil pero en gran medida está sobre suelo inestable. Quería que este video celebrara la niñez, firmeza en sus puntos de apoyo, honestidad intimidante, alguien con quien no te puedes meter, es la fuerza y poder de este video sin importar lo mucho que trato de reafirmarme como la jefa. 

El clip cuenta con la coreografía de las amigas de la infancia de Donnelly, las hermanas Billie, Nikki Stevie Tanner, quienes son dueñas de la Tanner Dance Academy.

Ellas hilaron tanta belleza en su coreografía y también dejaron que las bailarinas aplicaran su propia interpretación de los movimientos, lo cual resalta a través de las tomas estáticas. Grace Goodwin, quien produjo, diseñó el set y el vestuario del clip, fue integral en la creación de mi personaje rígido y en crear un punto de diferencia entre ese y mi versión de niña.

Durante su tiempo en las selvas tropicales de Bellingen, en Australia, una de las muchas ciudades en las que vivió durante la creación del álbum, Donnelly asumió la actividad de observar aves. Al poner más atención al mundo natural a su alrededor, ella fue “capaz de perder esa sensación de la reacción de quien sea hacia mí. Olvidé quién era como músico, lo cual fue una experiencia aleccionadora de solo ser; ser mi pequeño yo». Reconectar con su “pequeño yo” permitió a Donnelly adentrarse a pozos creativos que no sabía que existían; escribió 43 canciones mientras se movía de Bellingen alrededor del país. “Tuve tantas oportunidades de escribir cosas en lugares extraños”, recalca Donnelly, al hablar pasado por Fremantle, Williams, Guilderton, Margaret River y Melbourne. “A veces no tenía de elección sobre dónde estar. No se puede negar que el no tener acceso a tu familia con el cierre de fronteras, genera acercamientos a esas partes de tu vida que te importan

Con las nuevas locaciones vinieron nuevas perspectivas. Donnelly escribió con sus compañeros de banda, Jennifer AslettGeorge Foster, Jack Gaby y Marcel Tussie, que a veces parecía como un juego experimental de kindergarten, y coprodujo el disco junto a Anna Laverty Jake Webb, de  Methyl Ethyl, quienes ayudaron a fomentar momentos espontáneos en el estudio. Ella se desvió de escribir en una guitarra eléctrica, como lo había hecho en el pasado, a escribir en el piano, infundiendo su trabajo con una fluidez y vulnerabilidad que corresponde a la naturaleza introspectiva del disco. Donnelly no había tocado mucho el piano desde su infancia y había algo maravillosamente juguetón y conmovedor sobre regresar al banco del piano y encontrar sus dedos. Flood se deleita en eso.

A lo largo del disco, Donnelly mira de vuelta a la historia y se pregunta de dónde vino y a dónde irá después. En la abridora, Lungs oímos su súplica, “History again teach me like a friend what you know and why,” y esta curiosidad se extiende a muchas de las canciones que exploran las relaciones, ya sean familiares, románticas o platónicas. “Me gusta observar las dinámicas humanas”, dice Donnelly. “Las dinámicas entre viejos mejores amigos o dinámicas entre compañeros de piso o una relación en donde las dos personas estén separadas y no hayan hablado en años. Me gusta entrar en la mente de alguien que todos hemos sido en algún punto». Este interés se expresa de manera única en el disco, ya que Donnelly regularmente “juega a disfrazarse,” adoptando diferentes caras y personalidades para ayudarla a destilar su yo más verdadero. En Lungs, escribe desde la perspectiva de una niña cuya familia ha sido desalojada.