Una noche frenéticamente silenciosa: UTRO en Guadalajara

Crédito: Lucía Ges / vagabunda.mx

Directo desde Rostov on-Don, al sur de Rusia, se presentó ayer UTRO (Утро en cirílico), el proyecto en lengua rusa de Vlad Parshin, fundador de Motorama, ante unas doscientas personas en el rooftop del C3 en Gudalajara.

Después de una hora de vender y firmar su propia mercancia, Vlad Parshin y Maxim Polivanov, se montaron sobre el escenario al filo de las veintidós horas, para empezar a hacer a la gente moverse entre la penumbra. Sonidos más oscuros y cercanos al postpunk clásico de los ochenta, y menos melódicos que lo hecho hasta ahora por Motorama, se apropiaron de los asistentes, en un ambiente minimalista, análogo a su manera de construir música: con poca luz, una batería básica, bajo, guitarra, sintetizador, looper y poco más.

Las letras de Utro, completamente en ruso, lograron que el show se caracterizara por ser inusualmente silencioso y enfocado en la música, algo que no siempre es posible en un evento en vivo. Sin el público coreando las rolas, cada nota del bajo, cada toque en la tarola, cada giro experimental de Parshin en la voz o las percusiones (fuera un golpe de baqueta en un crash o un ride, en la base del micrófono, o incluso en las tarimas del escenario) y cada pulsación en los sintetizadores sonó clara e intensa en todo el recinto.

La banda repasó en su mayoría los temas de su última producción ya conocida como Third Album, sin dejar fuera las mejores piezas de su primer álbum homónimo y sus tres EPs, Семнадцатое ноября (Semnadtsatoye noyabrya), Развалины/Яма (Razvaliny/Yama), y Солнце (Solntse).

Aún con la casi nula interacción de Parshin y su banda con el público, que se limitaba a agradecer en inglés y español entre canción y canción, y con un contacto visual practicamente inexistente (algo que hemos visto ya en los shows de Motorama), el ánimo de los asistentes no decayó: incluso se armó el slam en la parte central de la pista, cuando hacia la parte final del show se hicieron presentes las rolas más frenéticas, Ритуал (Ritual) entre ellas.

UTRO se despidió sin grandes sin grandes aspavientos tras poco más de una hora de show y un único encore, dejándo a sus seguidores ansiosos por más oscuridad que paliara el calor sofocante de la noche de Guadalajara.

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.