Una noche de karaoke y confesiones con Russian Red

Lourdes Hernández durante su primer concierto en Guadalajara. Fotos: Yorch Gómez / Teatro Diana.
Lourdes Hernández durante su primer concierto en Guadalajara. Fotos: Yorch Gómez / Teatro Diana.

Antes de las 21 horas, Leiden ya se encontraba en el escenario, coronada con flores de cempasúchil. El público apenas empezaba a entrar, pero ella cantaba con la pasión que tanto la caracteriza. Poco a poco, las butacas se fueron ocupando, hasta que alrededor de las 21:30 horas, fueron saliendo uno a uno todos los miembros que acompañan a Russian Red en su gira Karaoke. Por último, Lourdes Hernández apareció con sus zapatillas de plataforma y guitarra plateadas. Las luces de destellos rosas iluminaron el escenario, y la noche de Karaoke dio comienzo.

Russian Red abrió la pista con el éxito ochentero Heartache, de Bonnie Tyler, recreado con su tono dulce y melodioso.

“¿Saben qué distancia hay entre Madrid y Guadalajara?” preguntó al público. “Nos ha tomado tres millones de pasos llegar por primera vez hasta aquí”.- Russian Red.

La capacidad de Lourdes para apropiarse de temas musicales ajenos así como del escenario es natural y a la vez extraordinaria. Su presencia resplandecía como las tiras doradas que colgaban del techo, simulando el ambiente de una fiesta entre amigos que termina en karaoke.

“Las dos cosas más importantes en mi vida han sucedido en dos lugares: el auto y el karaoke”, expresó Lourdes para dar pie a una anécdota acerca de lo libres que somos al escuchar una canción que nos eriza la piel. Entonces sonó I want to break free, de Queen. El público no paraba de gritar mensajes de amor y admiración a esta talentosísima española que además del canto y la composición, también ha incursionado en la actuación y la costura.

Antes de la que sería una de las interpretaciones más emotivas de la velada, con Loving Strangers, Lourdes lanzó una segunda pregunta a la audiencia, que nos invitaría a desconocernos luego de una larga mirada frente al espejo. “Todos los días nos vamos a la cama con un extraño, y pasaremos el resto de nuestras vidas con él, ¿no es hermoso?” Y todos escuchábamos el sobrecogedor canto que despertaba un ambiente de ensoñación sonora e imagen vaporosa, como la textura de las prendas femeninas sobre el escenario.

Para finalizar el concierto, se quedó sola en única compañía de su guitarra, para interpretar el cover de All my little words en español, así como la aclamada Cigarettes, que la llevaría a la fama hace casi una década.

Las confidencias emotivas que Russian Red compartió a su audiencia, como su carácter enamoradizo, la forma en que prefiere leer su diario y la medida con la que calcula el tiempo y la distancia, fue la manera perfecta de completar la experiencia en vivo de su música, sincera e íntima. Todos recordaremos salir ese 4 de noviembre del Teatro Diana enamorados de una desconocida.

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la revista. Twitter: @OmCastan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Captcha numérico * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.