Una banda Lejana y ‘XII Bestias’ desatadas

Crédito: Jaime Martín / Cultura UDG.

Últimamente hemos hablado mucho de Lejana en esta página. Ya contamos lo mucho que nos gustó su segundo álbum de estudio XII Bestias. Ya nos sentamos con ellos para que nos platicaran sobre su proyecto. La noche del 26 de septiembre, nos tocó presenciar a esta banda tres cuartos de tequila y uno de schnapps afrontar la prueba de fuego: ¿son estas nuevas canciones capaces de rugir en un show en vivo?

El concierto fue llevado a cabo en el Teatro Vivian Blumenthal y la elección fue adecuada. La banda logró llenar el foro y su tamaño se prestó para que la noche tuviera un cierto aire íntimo que contribuyó mucho al ambiente de la presentación. Luego de una pequeña introducción instrumental, la aparición de Linda Marlen Runge en el escenario dio inicio con Silver warpaint, un pequeño vistazo al futuro, pues se trata de un corte que aún no tiene versión de estudio publicado y que da una muestra de la dirección que el grupo desea explorar en el futuro, con un poco más de énfasis en la agresividad.

Posteriormente, la banda hizo un repaso de su segunda placa de estudio con un sonido que no solo fue fiel a la experiencia del álbum y comprobó que los logros de la banda no están basados en trucos de estudio, sino que amplió su sonido con versiones más respiradas, libres de tomarse su tiempo para volverse más envolventes. Además, el núcleo principal de la banda se vio apoyado por un escuadrón de músicos extras que permitieron ampliar el sonido de la banda.

Rolas como Bullet o Los perros permitieron el lucimiento de Eder Perales, guitarrista de la banda, quien tuvo varios momentos notorios manipulando las seis cuerdas, creando atmósferas desérticas que eventualmente se desgarraban en tormentas de arena eléctrica que destrozaban por completo la canción (en un buen sentido) en sus momentos álgidos. Y no hay que olvidar el trabajo que Saúl Ledesma realiza en teclados, percusiones, guitarras y lo que la situación amerite. Los detalles que hacen interesantes a esta música y buena parte de su textura provienen de la chamba de Ledesma.

Aunque la música de Lejana es una apuesta que no está desprovista de agresividad, Linda Marlen Runge entregó sus mejores momentos de la noche en las composiciones que se inclinaron más hacia un terreno más tranqui. Schönleinstrasse fue el mejor ejemplo de esto. Se trata de una de las canciones que no sobresalen mucho en el tracklist de la versión de estudio y que ejecutada en carne viva se volvió quizá el mejor momento de la noche, al imprimírsele un sabor nostálgico y un tanto inocente que poco a poco se convirtió en una vibrante joya en su sección final, en gran parte gracias al apoyo de los metales que se comieron el foro.

El Vivian Blumenthal ofreció un aire de familiaridad a la noche. Los músicos estaban presentando su trabajo ante un público conformado por amigos, esa impresión se dio por los comentarios que llegaban desde las butacas para la banda entre canción y canción, el ocasional y discreto gesto de saludo, la risa ligeramente nerviosa en los primeros segundos luego de haber terminado de tocar una rola. Esto y el tamaño del foro contribuyó a que la velada tuviera un aire de intimidad bastante grato, aunque fue un tanto frustrante en los momentos en que la presentación se hubiera beneficiado de más energía de parte del público. Fue una lástima tener que escuchar The Dirty and the Beast constreñido a los límites de una butaca. Esa rola pide a gritos violencia, deschongue, que el pinche foro esté en llamas para cuando haya terminado.

La noche terminó con un encore con una mirada al pasado en que la banda interpretó un par de temas de su primer disco de estudio.

Lejana demostró que sus bestias no son de esas que ladran pero no muerden. En cambio, se trata de animales musicales capaces de saltar de los auriculares a un escenario y hacerlo pedazos. Lo hicieron en Guadalajara, y todo parece indicar que seguirán haciéndolo en el futuro.

About Javier Armendáriz

Exiliado de Chihuahua. Lic. en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Aún no supera a Nirvana.
Bookmark the permalink.