Soviet Soviet conduce a Guadalajara hacia la locura

Andrea y su instrumento de cuatro cuerdas. Fotos: Lucía Ges / vagabunda_mx

Sabes que una banda es verdaderamente buena cuando logra hacer que el público se funda con su música durante alguna de sus presentaciones. Es necesario talento, una identidad musical propia, disciplina, empeño, presencia escénica, algo de suerte y un algo. Un no sé qué que hace que lo que sale de las bocinas se clave en los tímpanos de los escuchas y resuene con ellos. Un elemento inefable que no tiene toda banda, y las que lo tienen, quizá no está presente cada noche, o en cada álbum, o en cada canción pero que, cuando aparece, zaz, ahí está, haciendo notar su presencia. Ahí es cuando ocurre la magia.

Precisamente eso fue lo que logró hacer Soviet Soviet en nuestra ciudad este viernes.

Antes de llegar a eso tuvimos un muy efectivo primer acto de la mano de Sway. Se esperaba también la presencia de Soft Kill pero cancelaron el mismo día del evento, así que quedó en manos de estos vatos de Costa Rica el poner a tono a las primeras personas congregadas en el C3 Rooftop, y lo lograron ofreciendo un post-punk heredero directo de los años ochenta con el agradable toque de realizar sus letras en español. Y pues, la verdad es que lo dejan todo en el escenario. Se trata de una banda emergente que apenas cuenta con un EP pero que ya han sido merecedores de abrir a agrupaciones del calibre de Motorama en su país natal. Material como Imágenes violentas demuestran ser de calidad y se hacen merecedores de un entusiasta aplauso de parte de la audiencia cuando anuncian que les ha llegado el momento de retirarse.

El post punk tico conquistó al público tapatío en la primera etapa del show.

El trío conformado por Andrea Giometti, Alessandro Costani y Alessandro Ferri aparece bajo los reflectores y de inmediato el bajo de Andrea domina el foro cuando el set arranca con una oleada de vigor en Endless Beauty. Él es la fuente de la energía que en los próximos minutos se irá extendiendo hasta provocar que la noche termine en una explosión colectiva de euforia. Su bajo reverbera por todo el lugar nos hace vibrar el pecho en un absoluto contraste con la presencia de Costani en el escenario, apenas sin moverse, con la mirada perdida mientras sus manos tejen los arreglos que envuelven las explosiones que Giometti le saca a las cuatro cuerdas. Allá atrás, Ferri aporrea los tambores y platillos al tiempo que entre la gente ya comienzan a pegar brincos uno que otro de los primeros golpeados por esta marea sónica.

Los temas 1990 y Fairy tale hacen su aparición y Giometti tiene problemas con su bajo, los cuales soluciona de inmediato con ayuda de un roadie y un poco de cinta adhesiva. La gente bailando frenética se está comenzando a multiplicar y solamente irá en aumento cuando escuchemos Ecstasy o Rainbow. Para entonces hay un puñado de personas en el centro del foro completamente desatadas, chocando unos con otros y bailando como si en ello les fuera la vida.

Entonces, en algún momento, la mayor parte de la audiencia se deja arrastrar por la corriente. Nos convertimos en una tormenta de brincos, empujones y cervezas derramadas que no se va a detener en toda la segunda mitad del set. Bailamos rebotando de un lado a otro entre codos, manos, cabezas y cabello mojado debido a la temperatura que ha aumentado de súbito, encendida por los lamentos de Giometti durante No lesson:

You took a surprise, you made a surprise

You’re suffering
Feeling like between two sounds

Thank you so much
Thank you so much for your help

A partir de aquí la noche será así y el público no estará tranquilo sino hasta que el cierre del set. Durante las canciones restantes, Soviet Soviet toma a su público y lo funde en una sola masa que se revuelve al ritmo de su música, que corea las canciones al unísono, que se derrite con el sonido vibra por todo el sitio y nos golpea, nos arrastra, nos parte a la mitad, nos saca de la realidad.

La magia. Cuando aparece, no hay nada que se le compare. Esa es la razón por la que escucha uno música.

Indica Nights 2018: Soviet Soviet & Sway

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.