Rey Pila: tocar y tocar hasta llegar a ser ricos y famosos

“Perdón!!! Se me cruzó una fila interminable en el banco”, escribe Diego Solórzano, vocalista de Rey Pila, antes de realizar la llamada para nuestra entrevista. Del otro lado de la línea, Solórzano está teniendo una mañana de ocupaciones cotidianas mientras el resto de la banda se encuentra de vacaciones luego de las presentaciones que tuvieron en México y Estados Unidos a principios de este año, donde destacan las tres fechas en marzo en que fueron el acto encargado de abrir para Depeche Mode en el Foro Sol.

“Yo creo que esa es la que me ha puesto más nervioso”, comenta Solórzano luego de que le pregunto por cuál ha sido la banda para la que ha abierto o con que ha girado que le ha dejado una mayor huella. “Más que nada porque teníamos miedo de que nos linchara el público”.

No es fácil ser el acto de apertura en uno de los conciertos más grandes del país en el año. Una banda telonera suele enfrentarse ante el reto de complacer a un público que, en el mejor de los casos, los verá como un agradable extra y, en el peor, como un obstáculo previo a la banda que verdaderamente quiere ver.

Sea como sea, Rey Pila no es una banda ajena a una noche o una temporada difícil. La producción de su segundo álbum The Future Sugar (2015) fue una odisea que se extendió por años antes de poder salir a la luz. En la actualidad, se encuentran trabajando en el que será su tercer disco de estudio.

“Yo digo que sí va a ser diferente, va a tener cosas que no se veían en los discos pasados. O eso digo yo. Igual puedes escucharlo tú y pensar que es una basura”, cuenta Solórzano sobre la nueva música, la cual la banda espera poder realizar de una manera más ágil luego de que “sí quedamos marcados” por las dificultades de The Future Sugar.

Rey Pila inició como un proyecto solista de Solórzano y no fue sino hasta después de la grabación de su primer álbum que Andrés Velasco, Rodrigo Blanco y Miguel Hernández se sumaron al proyecto como miembros de tiempo completo. “Fue como cuando después de andar mucho tiempo ya dices ‘pues nos casamos’”, explica. Luego de giras, tocadas, borracheras y sesiones de estudio, más temprano que tarde “la banda se siente como una banda”.

Previo a este disco, la agrupación lanzó el año pasado el EP Wall of Goth, el cual fue seguido por los sencillos Fang e Israel (este último un cover de Siouxsie & The Banshees). En plena era del track, estos lanzamientos podrían dar la impresión de que la banda se encuentra más cómoda siguiendo un modelo de soltar música en pequeñas dosis que en un álbum completo, quizá por conveniencia comercial, cosa que Solórzano niega.

“La verdad es que me da mucha hueva lidiar con toda la parte comercial. Es algo que no me gusta tratar mucho”. Al preguntarle por alguna expectativa de lograr mayor independencia como banda en el futuro, la respuesta es rápida: “Para eso queremos ser ricos y famosos”.

Mientras Rey Pila sigue cocinando su nueva música, cuya fecha de lanzamiento sigue sin estar determinada pero Solórzano afirma que es algo que tiene que aclararse pronto, la banda llevará su sonido al Tecate Coordenada de este año. Solórzano solo tiene una recomendación para aquellos interesados en escuchar su show en el festival: “Lleguen temprano porque es seguro que nos van a poner al principio”.

About Javier Armendáriz

Exiliado de Chihuahua. Lic. en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Aún no supera a Nirvana.
Bookmark the permalink.