Reaparece Kevin Morby con ‘Oh my God’

Con sus cuatro álbumes como solista y una serie de colaboraciones, Kevin Morby se ha convertido en un verdadero auteur musical. Cada disco posee su propia personalidad y explora temas curiosos y terreno fértil, texturas enfocadas y habilidades dedicadas. Y ahora, con el mejor LP de su carrera, el resplandeciente y generoso álbum doble, Oh My God (26 de abril, Dead Oceans), Morby entrega un grandioso corte de director con su declaración más grande y épica hasta el momento. Además, Kevin comparte el video del primer sencillo del álbum, No Halo, dirigido por Chris Good.

A lo largo de su trabajo anterior, Morby ha notado la ubicuidad de un tema religioso. Aunque no se identifica como religioso en lo más mínimo, Morby se ve a sí mismo como un ser espiritual con una actitud secular ante lo conmovedor. Y así, en un esfuerzo para encarar esa noción directamente y de una vez por todas, se sentó en su especie de iglesia —en aviones y camas— y escribió lo que se convertiría en su primer álbum conceptual. Si Singing Saw fue el disco sobre L.A. y City Music fue una oda a Nueva York, entonces Oh My God vive en el cielo, por encima del clima, donde todo y nada están a la vez.

La religión está alrededor de nosotros. Es un lenguaje universal y hay una belleza profunda en él. La he encontrado como una herramienta útil para componer, ya que es algo con lo que todos se pueden relacionar en cierto nivel. Hay temas religiosos e imágenes en gran parte de lo que hago, así que quería sacar todo eso y hablar sólo ese idioma en todo un disco. No algo de renacer; es más ese tipo de ‘oh my god’ como una declaración profunda que usamos muchas veces al día y significa demasiadas cosas. No es sobre un Dios en sí, sino uno percibido; es el punto de vista de alguien ajeno a la experiencia humana en términos religiosos.- Kevin Morby.

El concepto sinestésico juega un rol en la visión general del disco. Kevin nunca había aterrizado una estética tan detallada como en OMG, desde el arte del álbum hasta cada elemento visual. Además del impactante arte, también trabajó con el cineasta Chris Good (quien dirigió cada video musical) en un cortometraje para acompañar el lanzamiento. El filme es estelarizado por Morby mientras merodea en una serie de encuentro de ensueño —en aviones, en autos, en un café, en su patio— y presenta una visión estilo Gondry del álbum y su estado de ánimo.

Este se siente como un círculo completo, mi disco mejor logrado hasta ahora. Es una pieza cohesiva, todas las canciones encajan bajo el concepto del tema religioso. Fui capaz de escribir y grabar el álbum que quería hacer. Es una de esas marcas de vida: ésta es la razón por la que dormí en suelos durante siete años. Ahora tengo las llaves de mi propio reino, y estoy dedicando tanto de mi vida a la música que sólo quiero mantenerlo interesante. Al final del día, lo único que no quiero es aburrirme. ¿Si alguien quiere molestarme por escribir un disco no religioso? Gracias a dios. Eso es todo lo que tengo que decir.- Kevin Morby.

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.