Motorama en C3: El postpunk está bieeen vivo

Motorama, los hijos pródigos de Rusia, presentaron en C3 el álbum "Dialogues". Fotos: Lucía Ges.
Motorama, los hijos pródigos de Rusia, presentaron en C3 el álbum "Dialogues". Fotos: Lucía Ges.

Esa oscura marea de garage con tintes industriales que desató la onda darkwave de bandas como Joy Division, continúa dejando estragos hasta el día de hoy. El sábado 11 de noviembre presenciamos la ferviente prueba de que el postpunk no ha muerto.

La noche tiró su primer dado alrededor de las 20:30 horas, con Stendal, un proyecto musical que vale la pena ser escuchado y visto en vivo, compuesto por unos chavos de CDMX con camisas de fantasmitas y voz digna de ultratumba.

Stendhal, en acción.

Stendal, en acción.

Luego de una hora de show en el que no dejaríamos de mover la cabeza al ritmo que dictaban la música y la proyección de una cara azul incrustada a un cuadro rojo, Stendal bajaría del escenario para delegar el micrófono a Be Forest. Estos italianos que traen una onda más dreamy shoegaze, de un tinte suave que sólo la voz de Costanza Delle Roser puede imprimir, lograron seducir a la audiencia.

Costanza delle Rose, cabeza de la banda italiana Be Forest.

Costanza delle Rose, cabeza de la banda italiana Be Forest.

Aproximadamente a las 22:30 horas, Motorama tomó el escenario. El público aplaudió y gritó para recibir a Vladislav, Maxim y Oleg, que esa noche se la rifarían de multi instrumentalistas ante la falta de Airin y Alexander. La sobria presencia de estos rusos de expresión indescifrable supo imponerse ante el público con el ritmo de su guitarra.

Sonaron Heavy wave, Wind in her hair, Ghost, Alps, Corona, Hard times, I see you mientras corrían videos en blanco y negro de jóvenes en frías ciudades, y cantábamos esas letras que hablan de bailes fantasmales, muros arbolados y gris melancolía. Hubo algunas fallas técnicas en el sonido y el material audiovisual durante la noche, pero la emoción de la audiencia se mantuvo intacta; y Vladislav respondía con un thank you, que al final se multiplicaría con el bullicio que pedía más.

La banda rusa durante su segunda visita a Guadalajara.

La banda rusa durante su segunda visita a Guadalajara.

La última imagen de la noche se compone de Vladislav, Maxim y Oleg posando para las fotos y autografiando la mercancía de sus fans, que se abalanzaban gozosamente sobre ellos para congelar el final de una noche de postpunk acalorado y gélida belleza.

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la revista. Twitter: @OmCastan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Captcha numérico * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.