Lost Acapulco: una apuesta por el Surf artesanal

Lost Acapulco no necesita mucha presentación. Provenientes de la costa guerrerense y profetas del surf mexicano, este cuarteto de músicos enmascarados anda pegándole a los escenarios mexicanos desde hace más de 20 años y ya se preparan para hacer el honor en Guadalajara el viernes 19 de octubre, como parte del line-up del Tecate Coordenada.

Para celebrar la ocasión, platicamos un rato con “Crunchy”, guitarrista de la banda, sobre qué se traen entre manos, coleccionar vinilos y una que otra cosilla más.

En sus redes sociales han estado subiendo fotos en estudio. ¿Están trabajando en nueva música?

Sí, justo estamos mezclando unas maquetillas para mandárselas a una productor para ver si podemos trabajar con él. Vamos a sacar un EP que viene para el próximo año. Este año ya no nos dio tiempo de terminarlo, pero estamos preparando algo ahí con unos cinco temas más o menos y pues ya se enterarán en cuanto lo tengamos ya más hecho.

¿Musicalmente cómo va a ser?

Eso es un misterio porque siempre comenzamos con maquetas para dárselas al productor. Pero él siempre le mete su jiribilla, hace cambios por aquí y por allá. Entonces se vuelve muy difícil saber cómo va a quedar al final, pero estamos componiendo con una onda más rockerona. Nuestro último EP Coral Riffs (2014) fue uno muy clásico, como más de amor digo yo. Más tranquilito. Lo que viene es más locochón. Tú sabes, con todo lo que sucede en el país, lo que pasa todo el tiempo. Eso lo tenemos que sacar de alguna manera y creo que acá se va a reflejar con un sonido más agresivo.

Ustedes en su discografía tienen muchos más EP’s que álbumes de larga duración. ¿Se sienten más cómodos en este formato?

Nos gusta sobre todo porque creemos que, desde el punto de un disco completo con tantas canciones como que se desperdician las rolas. Creemos que la gente no le da tanta importancia a las canciones como deberían de tener. Hay mucha gente que escucha una canción o dos de un disco de doce, catorce temas. Si hago un disco de cinco canciones, creemos que hay más chance de ponerle atención a todas las canciones.

Además es una forma de inculcar el coleccionismo. A nosotros nos gusta mucho el coleccionismo y queremos darle la oportunidad a nuestros fans de ellos también armar sus colecciones. Hay EP’s que hoy por hoy están muy cotizados en Amazon o en Discogs porque ya casi no existen. Solemos sacar tirajes muy pequeños. También le entramos un poco la onda artesanal: discos que aunque mandamos fabricar, pues nosotros los empacamos, los numeramos y todo ese rollo. Con eso alentamos al coleccionismo, porque son EP’s que ya no vamos a volver a sacar. El que lo tiene lo tiene. Por ejemplo yo una vez me compré en Europa uno que yo no tenía. Me costó carísimo, pero pues fue así de “cómpralo porque igual ya no lo vuelves a ver”. Así que tuve que comprar un disco que yo grabé y que no tenía.

Es curioso que menciones el consumo de música por tracks. Es muy común que así se escuche música hoy en día, gracias a las plataformas de streaming. Ustedes con su onda coleccionista, ¿qué opinan de esta clase de plataformas?

La verdad es que al principio no le entendíamos muy bien. Pensamos que es una buena oportunidad para que la gente pueda acercarse a la música. Pero Lost Acapulco desde siempre nos gusta fomentar el coleccionismo porque somos coleccionistas. Cada uno de nosotros tiene su propia colección de discos. Nos gustan las ediciones limitadas, las joyitas. Apostamos mucho por el arte, por que los discos traigan, no sé, una estampa, algunos la traen algunas no, que uno diga “a ver que me tocó” y que, si quiero, pues ponerme a conseguirlas todas. Es una manera de poner a los fans a moverse. Es divertido hacer vinilos. Es divertido contestar inbox a la gente preguntando por vinilos de Lost Acapulco y decirles “Amigo, eso ya no existe. Tienes que salir a buscarlo”.

Además de vinilos, ¿qué otras cosas coleccionan los miembros de Lost Acapulco?

En mi caso particular, yo colecciono automóviles famosos. El del avispón verde. El batimóvil en todas sus versiones, por supuesto. Aunque el de los sesentas es el que más me gusta. La carroza de los Mónster, el carro de Meteoro… Warpig, por ejemplo, colecciona Láserdiscs, ¿si llegaste a conocer los Láserdiscs?

Eh…

Era un CD grandote, como un disco de 12 pulgadas y ya, ¿no? Pues el Warpig colecciona de todo lo que haya salido en ese formato, que pues no salieron tantas cosas porque pues el formato no pegó. Reverendo colecciona guitarras. Y pues el Sr. Ramírez se fue a vivir a Australia y yo creo que ahora coleccionará canguros o koalas, no sé. Creo que coleccionaba botellas de vino o algo así.

Las máscaras de lucha libre es una de las características más icónicas de la banda. ¿Cuál es tu luchador favorito?

Siempre ha sido el Dr. Wagner. Es un luchador que defiende mucho su rollo, está muy parado en lo que predica. Su frase célebre “¡En mi casa y con mi gente se me respeta!” Es como bien chido. La máscara, la personalidad. Sin duda, es mi favorito. La lucha libre femenil se está poniendo bien cabrona también. Las chicas se están rifando cañón.

Y si tú fueras un luchador, ¿cómo te llamarías? ¿Seguirías siendo “Crunchy”?

[Risas] No sé, la neta. El Acapulco, quizá. O el Dr. Acapulco. Sí, el Dr. Acapulco me gusta.

Su disco más famoso es Acapulco Golden (2004). El título obviamente está inspirado en la legendaria cepa de mota. ¿Qué onda? ¿Esa madre es real o pura leyenda?

[Risas] Pues nosotros vivimos un poco la leyenda. Nos tocó estar en Acapulco cuando grabamos ese disco. En los discos dice que las guitarras fueron grabadas en algún lugar de la bahía de Acapulco y eso es real. Un amigo que tenía un yatecillo nos invitó de fin de semana cuando estábamos grabando ese disco y dijimos que queríamos grabar ahí. Entonces llevamos el equipo y todo y grabamos ahí unas rolas. El disco entonces todavía no tenía título. En ese mismo viaje llegó alguien y nos dijo: “Miren esta madre se llama Acapulco Golden” y no sé qué. Entonces obviamente la pasamos por el control de calidad y pues buena onda, ¿no? De ahí nos prendimos durísimo para ponerle al disco de esa manera. Tenía mucho que ver con nosotros, con el lugar donde estábamos, el nombre del grupo. Acapulco es un lugar que nos encanta y que es muy importante para nosotros. La neta estuvo bien chido. Ve tú a saber si es real o no, pero a nosotros nos dijeron que sí.

About Javier Armendáriz

Exiliado de Chihuahua. Lic. en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Aún no supera a Nirvana.
Bookmark the permalink.