‘Lavender’, la nave en que Half Waif naufraga en la melancolía

A pesar de ser ya la tercera placa de Half Waif, nombre de guerra de Nandi Rose Plunkett, esta es la primera ocasión en que escucho cualquier cosa de ella. Resultó entonces una muy grata sorpresa descubrir Lavander y encontrarse con una colección de canciones bien pensadas que, además de contar con un trabajo en los sintetizadores y vocales más que notables, resulta en un disco que parece funcionar como una larga elegía.

A pesar de que la muerte nunca es un asunto abordado directamente en ningún momento, el tono fúnebre de estas canciones lo dirige a uno a pensar en esa dirección de una forma u otra. No se trata necesariamente de la muerte en sí misma, sino también de en un sentido metafórico: muerte de etapas, muerte de relaciones amorosas, muerte de uno mismo cuando ciertas cosas cambian. De la misma manera, no se nos habla en Lavander del momento en que esto acontece, sino de las circunstancias alrededor, los trémulos momentos que preceden a la muerte y el cansancio, el desasosiego amargamente pacífico que viene después.

Hay un sentimiento de duelo presente en todo el disco que suena como si un extraño tono eléctrico se extendiera por cada una de sus canciones. Una placa que le guarda luto a las cosas que, aunque siguen presentes, ya no son más que muertos vivientes. “If I’m gonna lose you / There’s nothin’ to do but lose”, advierte Plunkett durante Leveler en uno de los muchos momentos de malos presagios que plagan este disco. Porque, eso sí, quede advertido cualquiera que le eche una oreja a este álbum, no habrá un solo momento ni remotamente alegre en estas regiones.

El disco da saltos hacia adelante y hacia atrás en una larga serie de momentos diferentes en donde este luto se puede hacer presente: hay momentos que remiten a la infancia, a una relación amorosa adulta, a la adolescencia. Lavander se muestra como un caleidoscopio de momentos donde el timón en la nave de Plunkett se ha roto y el barco parece no ir en ninguna dirección fija. Si hay una luz al final del túnel es algo que aquí no se sabe. “On the road to nowhere / I can’t bear another ocean”, nos confieza Ocean Scope mientras le da cierre al álbum. Puede ser que haya que recoger los pedazos rotos más adelante, pero este álbum no se trata de eso. Lavender se trata de ese momento de silencio por sea lo que sea que hoy brilla por su ausencia.

Calificación:
7.5 / 10

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la revista. Twitter: @OmCastan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha numérico * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.