La playlist de junio

¡Qué mes fue junio! Después de la zangoloteada emocional que todo el país atravesó a lo largo del mes, entre altibajos mundialistas, búsquedas de madres de cantantes desaparecidas y fiestas electorales que nos dejaron tan exhaustos que esta recopilación de los lanzamientos llega un poco tarde. Pero más vale tarde que nunca, porque si algo se puede decir con seguridad es que este ha sido el mes más intenso en cuanto a lanzamientos que hemos tenido en lo que va del año, con muchos discos de pesos pesados de la industria que salieron al aire durante los últimos 30 días de la primera mitad del año. Algunos ya tuvieron su reseña correspondiente, otros todavía están pendientes y acá saldamos cuenta con aquello para los que no nos alcanzaron las manos:

Pete Yorn & Scarlet Johansson – Apart

Nueve años después de Break Up, Yorn y Johansson vuelven a unir fuerzas, en esta ocasión para un EP que ofrece cinco cortes de amigable rock alternativo. La Johansson reconfirma que sabe cantar de verdad. Un bocadillo de lo más agradable para pasar el rato.

 

Father John Misty - God's Favorite Customer

Con el alter-ego de Father John Misty, Josh Tillman ha creado un proyecto musical que es el equivalente a ese tipo que está en todas las fiesas en una esquina juzgándote por pasarla bien en lugar de estar leyendo un libro de Heidegger. En su cuarta placa, Tillman abandona la pretenciosidad para ser lo más vulnerable que ha sido en toda su discografía. El resultado es el disco más personal de su carrera.

 

Kids See Ghosts – Kids See Ghosts

Lanzado en medio de la ráfaga creativa con la que Kanye West ha vuelto los reflectores y después del estupendo Ye, este colaborativo con KidCudi es otro triunfo en el que el segundo toma el protagonismo para dar testimonio de su redención, con los superpoderes de producción de West haciendo guardia. Es a ratos suave, de repente es psicodélico, luego pasa a visceral y nunca pierde la perspectiva. Reborn es un rolón. Son excelentes tiempos para el hip-hop.

 

Lykke Li – so sad so sexi

El cuarto trabajo de la sueca sad favorita del indie, en esta ocasión coquetea con el trap y el experimento le funciona. Tal vez es un poco cansino que a estas alturas del partido siga con el corazón roto, pero la experiencia ha hecho que Li haga buenas rolas para el mar de amor, en esta ocasión aderezadas con un sonido más electrónico que anteriormente, lo que hace que sea un disco no carente de novedades.

Johnny Marr – Call The Comet

El legendario miembro de The Smiths (y, afortunadamente, no estamos hablando de Morrisey) llega con su tercer disco de estudio en solitario. En muchos sentidos sigue reteniendo la estética post-punk que lo hizo célebre y sí, mucho de este álbum tiene el sabor de trucos que ya se antojan un poco cansados, pero también cuenta con la refrescante noticia de que, en esta ocasión, Marr se permite ser optimista e imaginar un futuro brillante para todo. Con Call The Comet, Marr confirma que su carrera no tiene por qué quedar a la sombra de la mítica banda de la que alguna vez fue parte.

Chromeo – Head Over Heels

El disco de este más para bailar llega de la mano de estos canadienses que nos entregan una colección alegre, funkie, sexy. Head Over Heels tiene los ritmos más escandalosos de la cosecha de este mes, aunque desafortunadamente en cuanto a contenido lírico es algo… pues tonto. Si uno no pone demasiada atención y se queda con los ritmos es excelente música de fondo.

Melody’s Echo Chamber – Bon Voyage

Seis años tuvieron que pasar para que el proyecto de la francesa Melody Prochet regresara con su segundo título de estudio. Son siete rolitas de dream-pop medio barroco que se pierde —en el buen sentido— en su propia experimentación. Este disco es el equivalente a un niño pequeño que lleva su atención de una cosa a otra con la facilidad de un canguro. Nada mal para ponerse un poco hippie en los días de verano.

Florence + The Machine – High as Hope

La joya de la corona en junio. Florence + The Machine se desnudan en este disco que, sin artificios, es prácticamente una carta confesional donde Florence Welsh aborda demonios personales y se esfuerza por llegar a un concilio con ellos y su presente. Las vocales, como siempre cuando se trata de esta banda, son tremendas, le confieren algo que se siente trascendental cuando se escucha. Drama del bueno.

Gang Gang Dance – Kazuashita

Porque también hay que salir de la zona de confort de vez en cuando y los tipos de Gang Gang Dance lo sabe, llegan con Kazuashita, un extraño ensamble de, más que canciones, pinturas sonoras cuyos paisajes se mecen al ritmo de melodías exóticas a las que uno se entrega gustoso cuando se pone a escuchar este álbum. Un viaje acústico, este disquito.

Panic! At The Disco - Pray For The Wicked

La banda de Brendon Urie llega con un disco que demuestra de nuevo que Panic! At The Disco nunca fueron solo otra bandita de alternativo adolescente. En esta ocasión hay un fuerte sabor de R&B por todo el disco que se combina con una teatralidad importada por los pinitos que Urie ha estado realizando en Broadway. Otra bocanada de aire fresco que da otro giro al sonido de Panic! y los muestra con los pies firmes en esta etapa de su carrera.

About Javier Armendáriz

Exiliado de Chihuahua. Lic. en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Aún no supera a Nirvana.
Bookmark the permalink.