Fiesta de barrio para la raza

Silverio, uno de los actos más celebrados la noche del sábado. Fotos: Ignacio Robles de Loza.

La invitación marcaba como fecha de encuentro el sábado primero de Julio, en donde se prometía una buena pachanga, un buen bailongo y una tradicional Kermés amenizado por artistas de talla nacional. El cartel mencionaba como estelares a su majestad Mi Banda El Mexicano y la famosa vedette Lyn May que logró captar la atención de los tapatíos desde que se anunció el evento.

El punto de encuentro para artistas y público fue en Casa Victoria, que desde muy temprano recibió a los asistentes con música cumbianchera a cargo de DJ Mirrey, shots gratis por parte de los patrocinadores y un clima delicioso para reventarse cómodamente.

La primera banda encargada de abrir pista fue Las papayas de Celaya que celebraron su regreso con bombo y platillo, e hicieron bailar a todos con sus pegajosas letras y sus ritmos guapachosos; con éxitos como Yo no me llamo José, Whiskey en el Jarrón y Señora de la cuatro décadas, con un ritmo papayon como ellos lo nombran.

Del otro lado del escenario, en el ring luchaban los rudos y los técnicos; encendiendo los ánimos y lluvia de insultos por parte de los asistentes, que no pararon de carcajearse durante la contienda.

luchal-irdl

Mientras se esperaba a la siguiente agrupación, podrías pasear y encontrar un sinfín de actividades que iban desde juegos mecánicos, un ring para luchar, un mercado lleno de antojitos 100% mexicanos y para los más atrevidos contraer nupcias en la capilla de bodas.

El infierno se desató con los oriundos de Santa Tere Sonido Satanás y El chamuco picardo que pusieron el bailongo al máximo punto como lo suele hacer la agrupación en sus tocadas. El Groncho se llevó la tarde al recibir flores por parte del público, mientras El Diablito se aventaba unos buenos shots de tequila que le daban valor para seducir con sus caderas a los asistentes al ritmo del sonido satánico de DJ Suavicrema y Pinpon.

El momento clímax y sensual de la noche fue a cargo de la vedette de 64 años Lyn May, acaparando las miradas con su tremendo vestuario que dejaba poco a la imaginación y sus bailes eróticos que dejaron a todos los tapatíos boquiabiertos. “Los amo a todos y buenas tardes” fueron los bonitos detalles de agradecimiento por parte de la exótica Lyn, que no dejó de mostrar su escultural cuerpo durante su presentación.

Su majestad imperial Silverio tomó el escenario, mientras los asistentes se preparaban con vasos llenos de chela, pelotas y lo que traían a la mano para aventarle a este irreverente personaje. “Parecen chilangos” y “¿Dónde estan las perras?” fueron las frases que incitaban al público, tanto que una fan subió al escenario en un calzón rojo y solo los que fueron sabrán lo que pasó despues.

La sorpresa fue al ver en el escenario a Jonás pero sin su agrupación Band of bitches que decepcionó a varios asistentes, pero eso no dejó que se disfrutara de su presentación que calmó los ánimos de los tapatíos por poco más de una hora y dar paso a bailar pegadito con los reyes de reyes Mi Banda El Mexicano, pisando el escenario con la muy popular Ramito de violetas en acústico y que cantaron junto con el público a acapella, para pasar a mas exitos como La bota en donde el público enloqueció, ya que algunos de los asistentes empezaron a tomar su cerveza directamente de un tenis o un zapato de una dama. Para pasar a éxitos como Feliz feliz y un dueto con Jonas y su Mr. P-Mosh, que logró sacudir a parte de la audiencia.

jonas-irdl

Jonás subió al escenario sin su banda A Band of Bitches.

Un festival que en su primera edicion cumplio con lo prometido y esperando que el próximo año puedan superar a esta gran fiesta de Casa Victoria.

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.