En ‘Play’, Dave Grohl solo quiere seguir tocando

El de Dave Grohl es uno de los nombres más importantes en la historia reciente del rock. Aunque en un principio se podría adjudicar esto a estar en el lugar indicado en el momento indicado cuando pasó a formar parte de Nirvana, el hecho de que más de 20 años después de la extinción de dicha banda sigamos hablando de su baterista es una prueba de que Grohl ha aportado lo necesario para hacerse su lugar en la Historia.

No, el tipo no es un genio ni un virtuoso. A decir verdad, cuando ha tratado de jugar a un nivel más allá del suyo la cosa le sale bastante mal (te estoy viendo a ti, Sonic Highways). Por lo general es cuando se limita a tocar duro sin hacer mucho circo cuando tiene sus mejores momentos (te estoy viendo a ti, Wasting Light). Pero algo que no se puede debatir es que el tipo no sabe quedarse dormido en sus laureles.

Hoy en día, es normal escuchar críticas hacia Dave Grohl. Que si su música siempre suena igual, que si todo lo que hace es rodearse de colaboradores de lujo para producir cortes olvidables, etc, etc. Y estas críticas tienen su parte de verdad. Sin embargo, hay que darle chance al hombre. Ya formó parte de dos bandas, cada una icónica a su manera. El hombre estuvo en el epicentro del movimiento musical que abrió la puerta a las masas a prácticamente todo el rock alternativo de las últimas tres décadas. De una forma u otra, ha estado detrás de un puñado de canciones clásicas. Es evidente que, mientras se acerca a la vejez y su figura se vuelve poco a poco la de un embajador de la vieja escuela, el tipo solo quiere tocar música y pasarla bien. Y vaya que lo hace.

Su último experimento es Play, un minidocumental que explora la relación de un músico con un instrumento musical y que concluye con Dave tocando un instrumental de más de veinte minutos en el que él mismo se hace cargo de todos y cada uno de los instrumentos. El resultado no es nada destinado a revolucionar la música, pero es una muestra de las no pocas habilidades de este veterano y contiene algunos fragmentos que son de lo más interesante que ha hecho en años. Ojalá el próximo disco de Foo Fighters tenga riffs como los que acá se pueden escuchar.

Pero para qué tanto choro. Lo mejor es darle play y ver por uno mismo.

About Javier Armendáriz

Exiliado de Chihuahua. Lic. en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Aún no supera a Nirvana.
Bookmark the permalink.