El energético regreso de White Lies a Guadalajara

Harry McVeigh, al frente de la agrupación inglesa, el pasado viernes. Fotos: Ignacio Robles de Loza.

Pareciera que cuando una gran banda no viene a Guadalajara en 5 años es una eternidad; no se digan 7 años de cuando White Lies tuvo su última presentación en el ahora extinto Old Jack’s.

El reencuentro de los británicos y los tapatíos tuvo lugar el pasado viernes en el Teatro Diana, donde el público a su llegada fue recibido por la excelente programación musical de DJ Hua Hua, mientras chelas y choripanes corrían por las mesas de los primeros en llegar a la explanada del recinto universitario, tras sortear con éxito el caos de una ciudad partida por las obras de construcción de la Línea 3 del Tren Ligero.

Previo a la presentación de Friends, el cuarto álbum en estudio de White Lies, la banda tapatía Cobra Kai hacía lo suyo con energía, entrega y dando lo mejor de sí, ante un público que comenzaba a tomar sus lugares.

Fue en punto de las 9:30 pm cuando la banda inglesa, conformada por Charles Cave, Harry McVeigh y Jack Lawrence-Brown, se hizo presente en el escenario, desatando la locura de las 2,300 personas que agotaron el boletaje de su nueva cita en Guadalajara.

Comenzaron su presentación con Take It Out Of Me, incluida en su nuevo material discográfico, y coreada al unísono de principio a fin como todas las demás canciones pertenecientes a Friends, que demuestraron su éxito dentro del público tapatío.

Un setlist armado para el más fan de White Lies, con títulos como Death, Hold back your love, To lose my life, Farewell to the fairground y Morning In LA, entre otros que, sin excepción, fueron cantadas por todo aquel que estuvo presente en la sala de Avenida 16 de Septiembre 710.

Iluminación mística, estrobos perfectamente sincronizados, el sonido afinado en su máximo punto y un estilo energético que nos fue llevando al clímax y un público entregado que no dejó de cantar y agitar las palmas canción tras canción, delinearon la primera parte de la noche del 17 de febrero.

Tras un merecido y breve descanso, enmarcado por el característico aliento del público, oe oe oe oe, White Lies, White Lies, Harry saltó al centro del escenario y se hizo con el micrófono, a través del que expresó el place que a él y sus compañeros les produce volver a México y darse cuenta de la locura que desatan en cada lugar donde se presentan.

Tras una hora y 45 minutos de show, Bigger than us fue la última joya musical de una noche tapatía, en la que la presencia del trío británico inspiró a más de uno a corear, saltar, aplaudir e inclusive a llorar, ante sus acordes únicos e inconfundibles.

¿Estuviste en el concierto? ¡Cuéntanos cómo te fue a través de nuestras redes sociales!

Échale un ojo a nuestra fotogalería en Flickr.
El energético regreso de White Lies a GDL

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.