Clinic está de regreso con ‘Wheeltappers and Shunters’

Hear ye, hear ye! Roll up, roll up! ¡Bienvenido a Wheeltappers and Shunters! Después de un descanso de siete años, Clinic, los queridos experimentalistas de pop post punk oriundos de Liverpool, regresan con el álbum número ocho, que será lanzado el 10 de mayo a través de Domino. El nombre inusual viene del programa de TV de los 70, The Wheeltappers and Shunters Social Club, con Bernard Manning como presentador, en el cual recreaban el ambiente de los bares para hombres de la zona norte, con alcohol, humo y un público en sofás.

Ha sido una broma entre nosotros durante unos años. Cuando hablábamos de una canción que sonaba muy ‘cabaret’ o demasiado agradable, decíamos ‘Es algo Wheeltappers and Shunters’.- Ade Blackburn.

Este álbum no es ni una celebración ni una denigración de la cultura de la época en la que Blackburn y su principal colaborador, Hartley, se criaron.

Es una interpretación satírica de la cultura británica – alta y baja. Me atrae la idea de que la gente vea los años setenta como los días de gloria. Se sabe que hubo un lado más oscuro y perverso en esa época. Ahora, cuando miras hacia atrás, está claro que estaba ahí en la cultura mainstream.- Ade Blackburn.

El primer track en ser compartido de Wheeltappers and Shunters es Rubber bullets, el rock’n’roll de los cincuenta está a la orden del día mientras Blackburn gruñe “Neanderthal” sobre un riff de guitarra rockabilly a la Scotty Moore.

El álbum fue grabado el año pasado en el estudio de Hartley en Liverpool; Dilip Harris (King Krule, Sons Of Kemet, Mount Kimbie) lo mezcló después. “Pensamos que era buena idea hacer un álbum divertido para la pista de baile en estos tiempos conservadores y oscuros,” continúa Blackburn. Divertido, seguro, pero esto es Clinic –su estilo de diversión irradia peligro.

La Gran Bretaña que evoca Clinic no es esa versión ideal a la que todos tratan de regresar, sino que es más sobre su pasado vil. La ensoñación de Clinic es sobre una época en la que Blackpool era la capital del placer del reino y el público era entretenido con circos nómadas y el sucio glamour de la feria; alegría barata al final del muelle y diversión forzada en Butlins.

Para la mayoría de las bandas que apenas entran en su tercera década, el pozo puede estar por secarse, pero con ocho álbumes Clinic aún mantiene la habilidad de sorprender. Superando los 28 minutos de duración, Wheeltappers and Shunters es un pura diversión, con mucho detalle e intriga sonora, esos minutos preciados están llenos de ideas.“Habíamos lanzado álbumes como reloj, cada dos años, así que nos pareció natural tomarnos un descanso,” revela Blackburn. “Nos permitió hacer cosas raras alejados de Clinic. Creo que todos queríamos algo más de libertad.”

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.