‘Almost Everyday’ muestra a Matt & Kim más fuertes que nunca

El dúo Matt and Kim, uno de los actos más celebrado por los jóvenes presentes en Foro Alterno.

El año pasado fue uno particularmente difícil para el dúo conformado por Matt Johnson y Kim Schifino. Una lesión que sufrió Schifino durante su presentación en el morelense Festival Vaivén en marzo de 2017 dejó al grupo fuera del juego durante el resto de ese año. Más que la lesión en sí misma, Schifino ha expresado con anterioridad que la peor parte fueron los efectos secundarios de la medicación con la que trató el dolor de su lesión, la cual le propició episodios depresivos. El verse incapacitados para girar, medicaciones contraproducentes y quién sabe qué otras vicisitudes de la experiencia humana se hacen presentes en Almost Everyday, el álbum con el que el dúo presenta su retorno luego de una temporada de dificultades.

Como es de esperarse de esta banda, se trata de una colección llena de beats alegres y joviales, pero el ingrediente que hace que Almost Everyday resalte en la discografía de Matt & Kim es que, en esta ocasión, la alegría se siente como una herramienta de supervivencia. Si en algún momento de sus producciones anteriores se pudieron llegar a sentir como música hecha por un par de insufribles de esos que están contentos todo el pinche día, acá esa actitud está provista de una genuinidad que hace sentir cada armonía de teclado, cada grito eufórico con una visceralidad mucho más desnuda que en sus placas pasadas. Desde el inicio encontramos este uso de la alegría como un sable en declaraciones como “Don’t wanna live forever / In this world of shit /[…] Don’t wanna live forever / If things stay like this”. Otras rolas como Like I used to be se alejan de la euforia para enfocarse en el anhelo por el pasado sin caer en lo melodramático, pues cualquier nostalgia de la canción queda aniquilada por el deseo de abrazar el presente que se escucha en Youngest I Will Be (que tiene en su sección final el momento más inspirador de todo el disco) o I’d rather, la cual parece hacer alusiones un tanto más directas a la lesión sufrida por Kim, producto de las explosivas presentaciones en vivo por las que se han hecho populares.

Otro de los logros de este disco es la manera en que se las arreglan para encontrar momentos para respirar con cortes un tanto más íntimos como Happy if you’re happy, el instrumental que abre el disco o el interludio que supone All in my head o al momento de cerrar el disco con Where do we go from here?. Los 28 minutos que dura el álbum no provocan en ningún momento que éste se sienta apresurado, por el contrario, generan un disco que se encuentra desprovisto de adornos innecesarios o canciones cuyo único objetivo sea llenar espacio.

En Almost Everyday, Matt & Kim le muestran el dedo medio a los problemas y, aunque no olvidan que la han pasado mal en el pasado, deciden que un buen beat y una sonrisa carente de cualquier rasgo de miedo es la mejor arma que tienen, y queda patente que saben cómo blandirla.

Calificación:

9.0 / 10

About Javier Armendáriz

Exiliado de Chihuahua. Lic. en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Aún no supera a Nirvana.
Bookmark the permalink.