15 años de ‘Frengers’: La torrencial noche de ensueño con Mew

Jonas, frontman de la agrupación danesa, en Teatro Diana. Crédito: Ignacio Robles de Loza.

Una noche de ensueño se vivió en el Diana con la presentación de Mew celebrando los 15 años de Frengers y es que no era para menos, ya que previo a esto hubo un tremendo torrencial que retrasó el show aproximadamente 25-30 minutos, pero que la banda muy amablemente accedió para esperar al público sediento de su fórmula musical y así ofrecer su último show en México, con mucho feeling, acompañado de grandes éxitos de su tan aclamado álbum célebre.

El público se encontraba bastante motivado desde su ingreso al inmueble universitario, no importaba ya si ya venían tarde. Lo importante era estar presente para celebrar junto a la banda danesa los temas con los que los conocimos de este lado del mundo.

El show inició a las 9:35 pm, con una selección de canciones para el fan de hueso colorado, como Repeter beater, King Christian, Special, Apocalypso, Saviors of Jazz Ballet, Louise Louisa y una que otra de sus más recientes materiales discográficos, como Satellites, entre otras. Debo reconocer que el inicio fue muy repentino y con mucho poder por parte de la banda, que lució acompañada de audiovisuales únicos, como paisajes fríos, bosques con personajes extraños y oscuros pero a la vez tiernos, muy característico y acorde a la estética de la banda.

Fue después de 45 minutos cuando la banda se retiró del escenario para dar un respiro al público, para después reiniciar la noche y arrancar, ahora sí, con la celebración de su aclamado disco editado en 2003.

Dieron inicio con Am I wry, no?, y su muy característico despunte con guitarras, cuando todavía había gente en tránsito de las escaleras a las barras de bebidas, que tuvo que apurarse para regresar a sus lugares. En definitiva, resulta placentero escuchar por completo y en vivo este álbum, escuchar cada acorde y coro que el público cantaba y contemplaba a la banda delante de esos gráficos que se iban sucediendo conforme la canción, unos oscuros, sombríos y llenos de misterio, otros llenos de melancolía y soledad, un apoyo visual que entona sus presentaciones de manera excelsa.

Los éxitos tocados en vivo, como aparecen en el álbum Frengers, era prácticamente una montaña rusa de emociones, poniendo los sentimientos a flor de piel que a más de uno hizo que se le salieran las lágrimas. Pasar de AM I wry, no?, llena de guitarrazos a 156, con un ambiente de melancolía y nostalgia para regresar a los altos tonos en guitarra de Snow brigade y posteriormente seguir con una de sus canciones más melosas como Symmetry.

Ver a Mew en vivo, interpretando este álbum es una de las mejores experiencias musicales en vivo. El momento cumbre del show sucedió cuando fue interpretada Comforting Sounds, canción con la cual la banda se despedía, ese inicio lento que iba mostrando los particularidades de cada instrumento ejecutado en la nota precisa. Inevitable era ver a algunos fans llorando, con celular en mano sin perder la oportunidad de grabar el tema, junto a su amigo no tan fan, pero que por igual celebraba con las manos por lo alto.

Un cierre de concierto como pocos, en el que Jonas, el frontman de la agrupación, se acercaba a saludar al público, como para apaciguar el incendio de euforia vivido. Sin lugar a dudas, este fue un show que quedará en la memoria del público Mew-xicano que coreó cada una de sus canciones a lo largo de está gira por el país y que tuvimos la fortuna de que Mew trajera a Guadalajara.

Esperemos vuelvan pronto.

About Omar Castañeda

CEO & Publisher. Escribo sobre música desde finales de la década de los noventa. Desde 2013 dirijo Sin Documentos MX y coordino el contenido editorial de la plataforma.
Bookmark the permalink.